Noticias

Corteno Golgi celebra la Beata Maria Troncatti

Brescia (Italia) Immagine correlata a Corteno Golgi celebra la Beata Maria Troncatti

Corteno Golgi (Brescia). El pueblo natal de la Beata Maria Troncatti (1883-1969), Corteno Golgi (Brescia), gracias al compromiso pastoral del párroco, don Alessandro Nana, y al gran amor de toda la comunidad civil y religiosa a la ilustre conciudadana, ha querido recordar y celebrar de manera solemne y participada el 50º aniversario del nacimiento al cielo de esta Hija de María Auxiliadora, misionera entre los Shuar del Ecuador.

Los dias 24-25 de agosto de 2019 diversos momentos han ayudado a recordar el testimonio de Sor Maria Troncatti, beatificada el 24 de noviembre de 2012, y juntas subrayar la actualidad de su mensaje, en este año en que se celebra el Sínodo Panamazónico y en la inminencia de un mes de octubre misionero extraordinario, querido por el Papa Francisco con ocasión del centenario de la promulgación de la Carta apostólica Maximum illud del Papa Benedetto XV (30 noviembre 1919).

Un primer signo, ofrecido por la naturaleza, fue un arco iris que en la tarde del sábado 24 de agosto envolvió el cielo de Corteno Golgi, como para confirmar la misión de Sor Troncatti como mujer de paz y de reconciliación. También hace 50 años, al final de los funerales de la misionera, un arco iris apareció en el cielo de Sucúa (Ecuador) para sellar el ofrecimiento hecho de su vida para la reconciliación entre los Shuar y los colonos blancos.

En la misma tarde en Corteno Golgi tuvo lugar una solemne concelebración presidida por el Postulador General don Pierluigi Cameroni, con la participación de algunos sacerdotes nativos de Corteno. En la homilía, inspirándose en el Evangelio del día, que hablaba de la necesidad de “esforzarse para entrar por la puerta estrecha”, don Cameroni recordó cómo la Beata Maria Troncatti no sólo dedicó con corazón de madre su vida a los pequeños, a los pobres, a los enfermos y a los misioneros, sino sobre todo se entregó a sí misma en un don de amor para el bien del pueblo al que el Señor la había enviado como misionera.

Siguió un sugestivo Via Lucis, que por medio de seis etapas en lugares significativos del país, propuso el testimonio luminoso de esta Hija de María Auxiliadora como mujer de fe, hija de su tierra, anunciadora del evangelio a los pequeños y a los pobres, discípula del Cristo crucificado, hija devota de la Auxiliadora, ejemplo de caridad misionera.

El domingo 25 de agosto hubo varias celebraciones. En la iglesia parroquial, en la pila bautismal donde Maria Troncatti fue bautizada, la comunidad cristiana renovó las promesas bautismales, pidiendo, por intercesión de la Beata, que la gracia del Bautismo de cada uno fructifique en caminos de santidad y confirmando el compromiso misionero de la Iglesia, en el anuncio de la salvación en Jesucristo, muerto y resucitado.

0 Comentarios Escribir un comentario

    Sin comentarios
  • Escribir un comentario