Noticias

Nuestra vida es misión

Patagonia (Argentina) Immagine correlata a Nuestra vida es misión

Patagonia (Argentina). Durante los meses de diciembre de 2018 y enero de 2019 la Inspectora, sor María Elena Fernández y las FMA de la Inspectoría San Francisco de Sales (ABA), junto con los jóvenes y laicos, vivieron la Misión Patagonia 2019, una experiencia significativa en el año en que se celebra el 140º de la llegada de las FMA a Argentina.

La primera experiencia tuvo lugar en Las Heras, una comunidad de 30 mil habitantes. La misión estuvo focalizada en un nuevo barrio que está un poco lejos del centro y no hay ninguna capilla. Los jóvenes, los adultos, cuatro FMA y el Párroco visitaron las casas de la gente y el hospital ofreciendo escucha y bendición, animación oratoriana y cinefórum. Sor Danuta Drewnowska, FMA, compartió: “En cada casa hemos propuesto la plegaria, hemos procedido a la bendición de la casa, hemos compartido las alegrías y las penas. Hemos compartido con los distintos grupos de la Parroquia la Misa y los sacramentos. Muchos sufren por la desocupación, y en cambio muchos nos han enseñado cómo ser felices teniendo poco y sin trabajo fijo.”

Otra experiencia de la Misión Patagonia 2019 fue la participación de las FMA y de los jóvenes en la 12ª Misión de la Juventud diocesana en Puerto San Luján: “ser misioneras de esperanza y alegría”, compartiendo el carisma salesiano y la opción por los jóvenes más pobres. Sor Ana María Guerrieri, JMA informaba: “Hoy estamos en el séptimo día de la misión juvenil diocesana en Puerto San Julián, provincia de Santa Cruz. Hay cerca de 90 jóvenes que provienen de distintas partes de Patagonia y están viviendo la misión de lleno. Por la mañana hay la formación y la plegaria personal. Las tardes se viven en el oratorio y en las casas en los barrios más pobres de la ciudad. La jornada se concluye con la Eucaristía y un momento de plegaria. Aquí hay un clima de amor y alegría porque todos tenemos algo en común, la misión y un modo de vivir.”

La tercera experiencia de la Misión Patagonia 2019 fue el anuncio del Evangelio en las periferias geográficas y existenciales, en Tellier, en el área de las factorías de Puerto Deseado, Jaramillo y Fitz Roy. La misión fue la de visitar las casas para rezar con las familias, impartiendo la bendición de la casa, en algunos casos ofreciendo la catequesis para recibir los sacramentos. En esta experiencia misionera se visitaron los pacientes en el hospital y los presos en la cárcel de Puerto Deseado. Sor María Elena Fernández, la Inspectora, compartió: “La riqueza más grande de estos días ha sido sin duda el contacto con personas, familias, ancianos, muchos de ellos dispuestos a recibir a Jesús en casa. Pienso que es muy importante acercarse a cada uno; las personas tienen necesidad de ello. En Patagonia las distancias son muchas, el viento a veces es intenso y nos invita a quedarnos dentro, pero el Señor continúa invitándonos a salir y a ofrecer el mensaje de un Dios viviente que camina con nosotros.”

La última experiencia fue la misión en la Tierra del Fuego, en la South Bank de la ciudad de Río Grande. Junto a las FMA y los laicos de la comunidad de Rio Grande se animó el oratorio y se visitó a las familias, en lugar tan lejano que allí el mundo parece acabar, pero es el lugar en que se inicia el Sueño. Sor Mónica Cuomo, FMA cuenta: “El Señor nos ha usado como instrumentos para volver a activar la llamada en muchas personas, muchas veces, percibimos la palmadita de Jesús y las respuestas humildes y generosas a Él. Concluimos los días de la misión con una celebración de la Palabra en la cual han participado misioneros, adultos, adolescentes y niños. ¡Ha sido un gozo ver su apertura a la gracia!”

En el año de la celebración de los 140 años de la llegada de los primeros misioneros a Argentina y con las experiencias misioneras vividas, las FMA de la Inspectoría ABA renovaron su sí, junto a los jóvenes y laicos. Un sí a seguir las huellas de las primeras misioneras, a estar entre la gente, para ser “luz y sal”, en salida afrontando la vida, compartiendo con el pueblo, porque la vida es misión y la tierra de misión es un oratorio en el cual ninguno está excluido.

0 Comentarios Escribir un comentario

    Sin comentarios
  • Escribir un comentario