Noticias

En el corazón de la Iglesia, sobre las huellas de los Fundadores

Mornese (Italia) Immagine correlata a En el corazón de la Iglesia, sobre las huellas de los Fundadores

Mornese (Italia). Del 7 de octubre al 3 de noviembre de 2018, diecinueve FMA de cinco inspectorías participaron en el Proyecto Mornese de lengua francesa:

7 de la Inspectoría del Congo (AFC), 2 de África Este (AFO), 2 de la Inspectoría de Madagascar (MDG), 2 de la Inspectoría del Canadá-Estados Unidos (SEC) y 7 de la Inspectoría de Haití (HAI). L’esperienza fue guiada por sor Clémentine Têtê de la Inspectoría AFO, sor Rose Kigalu de la Inspectoría AFC, sor Victoria Ulate del Ámbito para la Pastoral Juvenil y el Padre Placide Mukundi, sdb, quien aportó su ministerio sacerdotal.

La experiencia se desarrolló en tres etapas: Roma, Turín y Mornese. En Roma los participantes encontraron los testimonios de la fe cristiana a través de la visita a los monumentos, la Basílica de San Pedro, San Pablo Extramuros, Santa María la Mayor, las Catacumbas y Asís. Los apóstoles y testimonios de la fe son signo visible de que dar la propia vida siguiendo a Cristo es una aventura de amor, de fe y de esperanza.

El viernes 12 de octubre, los participantes viajaron a Turín con una parada en Florencia, para conocer las grandes iglesias y los monumentos de grandes artistas y autores cristianos. Durante esta segunda etapa, recorrieron lugares diversos para encontrarse con Don Bosco, su vida y sus obras. I Becchi, Chieri, Valdocco testimonían la determinación, el coraje, la resiliencia de Don Bosco que no retrocede nunca ante las adversidades para realizar su sueño… el sueño de los nueve años. Este gran corazón y la audacia del Santo han fructificado en la Fundación de las dos Congregaciones salesianas. Es María la que lo ha hecho todo. Una participante ha compartido: “Las visitas han reavivado nuestro corazón oratoriano y reforzado nuestro ser Monumento vivo de gratitud a María Auxiliadora”.

En la tercera etapa, sobre los pasos de Maria Domenica, las participantes descubrieron la alegría de acercarse a la fuente para conocer la propia identidad. Como Hijas de María Auxiliadora, pisar la tierra santa de los orígenes y aprender de Maín el arte de construir juntos las comunidades de hoy en la sencillez, la alegría y la humildad, como se lee en las cartas de Maria Domenica.

Una participante compartió: “El fuego del amor de Dios quema aún en los muros del Colegio como en Nizza; el pozo de Mornese da aún agua que purifica y vivifica los corazones que desean partir para tierras lejanas y llevar el fuego del amor hasta América. Este fuego no debe morir… y como nos sucedió a nosotros, nos auguramos que cada Hija de María Auxiliadora pueda hacer esta experiencia de los orígenes y reavivar la llama de su vocación y de su don total al Señor sobre las huellas de Maïn y de la primera comunidad de Mornese. Gracias a los que han hecho posible esta bella experiencia.”

0 Comentarios Escribir un comentario

    Sin comentarios
  • Escribir un comentario