Noticias

Fiesta de familia

Lubumbashi (Congo) Immagine correlata a Fiesta de familia

Mientra la Iglesia celebraba la solemnidad de la Sagrada Familia de Jesús, el pasado 26 de diciembre, la comunidad inspectorial de la inspectoría Nuestra Señora de África (AFC), representada por las seis comunidades de Lubumbashi se reunió también para celebrar su identidad de familia religiosa de Hijas de María Auxiliadora.

El día se inició con la alegría de la Navidad mediante cálidos saludos y el sorteo de una "amiga invisible". Seguidamente todas se reunieron para la Celebración de la Eucaristía presidida por el padre Joachim Tshibangu, inspector de los salesianos de don Bosco, de África Central. En su comentario a las lecturas del día el padre Joaquín remarcó alguna característica indispensable para ser una verdadera fma: la humildad, la generosidad, la dedicación al trabajo, virtudes que antes había vivido nuestros fundadores que consiguieron la eficacia de de su propia misión. Después de la Misa , toda la comunidad inspectorial se trasladó al salón donde continuó el programa. En su saludo de bienvenida sor Bernadette Chongo, inspectora, deseó una feliz Navidad a las hermanas. A continuación retomó el objetivo de la labor requerida por el Instituto. Presentó las indicaciones para profundizar de manera unitaria las Constituciones y los tres documentos de derecho propio del Instituto. Cada comunidad presentó, según su propia creatividad, las cinco ideas fuerza, consideradas de mayor importancia. Llegó después el momento de responder a tres preguntas que acompañaban cada argumento: ¿Cómo podemos a nivel personal y comunitario hacer operativas las ideas fuerza para que se transformen en estilo de vida? ¿Qué apertura ofrecen a la vida comunitaria y a la misión educativa? ¿Qué caminos de conversión suponen?

Las ideas fuerza tanto como los interrogantes fueron muy prácticos; es una prueba de que las hermanas habían trabajado a fondo los documentos del Instituto. Después de compartir el trabajo era necesario compartir también un ágape fraterno que se hizo con sencillez. Después de una breve pausa, las hermanas volvieron a la capilla para una celebración. Una hermosa plegaria preparada por el consejo y por el equipo inspectorial que dio nuevo color a la ceremonia del día. Hizo alusión a la Sagrada Familia y a la parábola del buen samaritano. Como el buen samaritano las hermanas fueron invitadas a dejar sus propias seguridades para ir al encuentro del otro. Como hizo Jesús, dejando su ejemplo. Después del canto del Magníficat cada comunidad presentó su símbolo a partir del cual formuló una plegaria.

Para terminar el día, se desveló el nombre de la amiga invisible sorteada por la mañana y a continuación el intercambio de regalos. Al final las hermanas regresaron a sus comunidades felices de redefinir su propia identidad y dispuestas a convertirse para empezar un nuevo camino.

0 Comentarios Escribir un comentario

    Sin comentarios
  • Escribir un comentario